Chaverim Toiras
Chaverim Toiras
Torah con amor
 
Chaverim Toiras
Parasha Hashavua
Comentarios de la Parasha
imagen
Esta pagina ofrece a nuestros amigos la oportunidad de leer la parasha entre otras documentos importantes en nuestra vida practica, buscando el prefeccionamiento de nuestro pueblo en la voluntad de nuestro D`s
Guia de Shabat

Día de Descanso


Shabat es una isla en el tiempo, un día de descanso en el fragor de la actividad que abarca los otros seis días del ciclo semanal. Durante 25 horas —desde la puesta del sol del viernes a la tarde, hasta el anochecer del sábado —cesamos toda involucración creativa con nuestro entorno, trascendemos las preocupaciones y luchas de nuestra existencia diaria, y disfrutamos la Divina tranquilidad del día de descanso de Di-s.

Todos sabemos la historia de cómo Di-s creó el mundo en seis días y descansó en el séptimo. Pero la creación no fue un evento ocurrido una sola vez. Es un proceso que continúa: Di-s está creando continuamente nuestro mundo en un ciclo cósmico de trabajo y descanso. Al descansar en Shabat sincronizamos nuestras vidas con el ciclo Divino de la creación. Atestiguamos la creación del mundo por parte de Di-s, afirmamos nuestro papel como "socios en la creación" de Di-s, y damos integridad, santidad y propósito a nuestras vidas

¿Qué es Trabajar?


"Trabajar" en relación al descanso de Shabat, no es actividad física, sino lo que la Torá llama melajá ("trabajo creativo"). Por ejemplo, escribir o cocinar es una melajá, mientras que cargar un pesado mueble en el cuarto, no lo es.

Nuestro modelo para las clases de actividades que constituyen "trabajo creativo" es el Mishkán ("Tabernáculo") —el Santuario móvil construido en el Desierto de Sinai por el pueblo de Israel, como "morada" para la Presencia Divina. Sin embargo Di-s ordenó que el trabajo de construir el Mishkán cesara en Shabat.

La ley de la Torá identifica 39 clases de trabajo que estuvieron conectados con la construcción del Mishkán, y de ellos desistimos en Shabat. Estos incluyen: todas las etapas de las tareas agrícolas, desde arar y sembrar hasta segar y aventar; cocinar y hornear; tejer y coser; escribir y encender un fuego.

En las páginas siguientes veremos algunos ejemplos prácticos de cómo es observado el descanso de Shabat.

Empleo y Comercio


¿Tiene un trabajo, o el trabajo lo tiene a usted? Bien, no en Shabat, no. Tanto si se gana la vida mediante el trabajo manual, se dedica un trabajo de escritorio o vende géneros tras un mostrador, en Shabat su trabajo no existe. Como dice la Torá, Shabat es el día en el cual "todo su trabajo fue terminado".

Ni nos dedicamos a ninguna transacción comercial en Shabat, tales como ir de compras, adquirir una comida en un restaurante o ir al teatro.

Ocio y Creatividad


Shabat no es sólo un día lejos de su trabajo "oficial"; es un día en el que entramos en una forma de ser más espiritual al despojarnos de toda actividad creativa física.

Escribir, dibujar, esculpir o interpretar un instrumento musical son algunos ejemplos de actividades "ociosas" que contrarrestan ese estado de descanso que logramos en Shabat.

Viajar


No conducimos un vehículo a motor en Shabat, ni tenemos alguien que lo haga por nosotros. Por consiguiente no conducimos o subimos a automóviles, autobuses, trenes o aviones.

Por lo tanto nuestra existencia en el día de Shabat se centra en nuestra vida hogareña y en actividades —ir a la sinagoga, visitar amigos, disfrutar una caminata por el parque —que tienen lugar a una distancia que se puede caminar desde su casa (o dondequiera que estén en Shabat).

Dentro y Alrededor de la Casa


La casa misma es un lugar diferente en Shabat. La radio y la televisión están en silencio en Shabat. El teléfono no es contestado, la computadora no es usada, y hasta el reloj despertador está en la posición de "apagado".

Básicamente, ningún artefacto eléctrico o electrodoméstico es operado en Shabat. Las luces, calefactores y aparatos de aire acondicionado son encendidos antes de Shabat, y no son encendidos o apagados manualmente durante Shabat (se pueden utilizar relojes para encenderlos o apagarlos en momentos predeterminados).

La mayoría de las tareas domésticas —como limpieza profunda, cuidar el jardín, lavar la ropa o hacer reparaciones —también caen bajo la categoría de trabajos que debemos evitar durante el día de descanso.

En la Cocina


No cocinamos, horneamos o calentamos comida fría en Shabat. Por lo tanto, todo lo que deba ser cocinado u horneado se prepara antes de que comience el Shabat, y los alimentos para las comidas de Shabat son mantenidos calientes en artefactos especiales para tal efecto.

Procesadores de comida, microondas y lavaplatos se mantienen apagados también durante este día.

Hacer un Eruv


Una de las 39 categorías de trabajo creativo es "transferir de dominio a dominio" (también llamado "cargar").

Básicamente esto significa que no cargamos ningún objeto —nada, desde un piano a una llave de la casa —desde un "dominio privado" (un área cerrada como una casa o un patio cercado) hasta un "dominio público" a una distancia de más de cuatro palmos (unos dos metros).

Un eruv es un mecanismo que nos posibilita cargar en Shabat entre casas y departamentos dentro de un área designada. El eruv tiene dos componentes básicos> a) un cerco físico que hace al área dentro de él el equivalente de un "dominio privado"; b) una "comida común" que simbólicamente une a todos los hogares judíos en el área en un solo hogar. Un eruv puede abarcar un grupo de casas, o aun, bajo ciertas circunstancias, todo un barrio o ciudad. Debido a que las leyes del eruv son muy complejas, consulte a un rabino antes de hacer uso de uno.

Muktze



En Shabat evitamos tomar objetos asociados con las actividades de los días de semana, o que el tomarlos pueda resultar en una violación del Shabat. Los objetos Muktze —como son llamados —incluyen dinero, fósforos, lápices y herramientas.

En Caso de Emergencia


Cualquiera de las leyes de Shabat es dejada de lado en caso de una emergencia de vida o muerte. En verdad es una mitzvá violar el Shabat para salvar una vida, y en efecto, no es considerado una violación. Esto se aplica aun hay solo una ligera posibilidad de que una vida está en peligro.

Por ejemplo, si una persona cae enferma y hay la más ligera posibilidad de que su vida esté amenazada, llamamos un médico, conducimos hasta el hospital, etc. Otro ejemplo, es en caso de guerra o amenaza de ataque, se toman todas las medidas necesarias para la defensa. En las palabras del Talmud "Es mejor violar un Shabat a causa de una persona, así ésta podrá cuidar muchos Shabatot".

El Espíritu de Shabat


El espíritu del descanso de Shabat no es menos importante que su observancia técnica. Evitar el hablar d, o siquiera pensar, en negocios, deportes, las noticias, u otros temas de los días de semana. También deben evitarse actividades que técnicamente, pueden no ser violatorias de las leyes de Shabat pero pertenecen a los días laborables y son de naturaleza mundana.

Shabat es un momento para búsqueda espiritual —estudio de la Torá, plegaria, pasar el tiempo con la familia. Un momento de separación de las cáscaras materiales que encapsulan nuestras vidas y estar en contacto con nuestra alma, con nuestra esencia y propósito Divinos.

Cuentos Chasidicos
imagen
El Conde y El Vendedor De Alfombras

Hace muchos años en una gran ciudad vivía un judío religioso muy rico, comerciante de alfombras.

Un Shabat a la noche estaba con su familia, en la comida sabática. De repente golpearon a la puerta y entro un mensajero del conde.

-Perdonadme la interrupción -dijo el mensajero-. Me ha enviado el conde pues hoy a la noche tiene una gran fiesta en el palacio y quiere obsequiar a sus invitado con alfombras. He venido para que usted se las envíe enseguida.

-Lo siento mucho, pero no podré complacer el pedido del conde. Para nosotros, los judíos, hoy es el santo Shabat y tendrá que esperar hasta mañana a la noche.

-¿Que clase de respuesta es esta?, dijo el mensajero riendo, ¿Como va a esperar el conde hasta mañana si es hoy cuando las necesita?

-Pues yo no puedo dárselas hoy, ya que en Shabat esta prohibido negociar, dijo el comerciante. Que el conde me perdone. El mensajero se fue, pero regreso a poco tiempo con una carta de su amo.

"Necesito sin falta las alfombras -escribía el conde- te pagare el doble o el triple de su valor, pues no puedo conseguirlas en ningún lado. Pero, si no me las das te arrepentirás, piensa bien lo que haces. No te conviene perder un cliente como yo."

El judío leyó la carta y respondió al mensajero.

-Dile al conde que hay Alguien Superior a el y al que debo obedecer. No quiero perder un cliente tan bueno, pero no puedo hacer otra cosa.

Al finalizar el sábado el comerciante recibió una notificación para que se presentara en el palacio del conde.

Su familia estaba asustada y rogó para que no le pasara nada.

El hombre con valentía, se encamino hacia el palacio.

Ante su gran sorpresa, el conde salió a recibirlo y lo saludo amablemente.

-Perdonadme -le dijo el conde-, por haberte molestado. Tengo un amigo, continuo el conde, que me dijo que el no tenia confianza en los judíos, que ellos solo buscan el dinero y por el dinero eran capaces de vender su fe. Decidí entonces probarte y has pasado muy bien la prueba.

Pude demostrarle a mi amigo lo equivocado que estaba, te agradezco mucho.

Así el conde y el judío siguieron siendo muy buenos amigos.